Vuelan las ilustraciones…

…una de ellas, la primera que nos dejó, fue a parar junto con el libro a Valencia, y vive en casa de Laura Viciano.

Allí, un temible can Cerbero la vigila sin descanso. Su nombre es Bilbín y así retumba su ladrido:

“…Que ni el viento la toque porque tiene

pena de muerte el viento si la toca.”

Félix Antonio González  (1976)

13895187_1191391920905787_2217954868895036156_n

Anuncios

Bueno, bueno…

… que aunque parezca imposible,  ya han sido creados los ejemplares, ahí, de poco en poco, y les hemos preparado una bienvenida de lujo, llevándolos de acá para allá y contándoles nuestros planes: de cómo, en julio, serán presentados a quien quiera conocerlos, de que viajarán a Palma, a Madrid, a Valencia y a Cádiz, de que transmitiremos el dóndeycómoycuánto por todos los medios de que disponemos y de lo bien que se lo pasarán en manos y corazones humanos.

Y ellos, claro está, se incendian.