HABLAR

 

La golondrina en el cable se había ruborizado. De los pies a la cabeza.

– No eres una golondrina. – dijo el topo como siempre desde su agujero – Lo que eres es un petirrojo.

Y.. ¡pero que sabría él!

 

 

 

Anuncios